martes, 28 de junio de 2011

Historía de un pronunciamiento liberal: Valdés en Tarifa

La caída del gobierno liberal en 1823 puso fin a tres años de experiencia revolucionaria en España, devolviendo el poder absoluto a Fernando VII, e inaugurando un periodo de diez años marcados por la vuelta al Antiguo Régimen y por la dura represión vivida por los españoles con ideas liberales, se pasó del Trienio Liberal a la Década Ominosa.
Durante este periodo se vivieron varios intentos de pronunciamientos por todo el país, muchos de ellos encabezados por militares, que intentaban que España volviera a tener un régimen de carácter liberal.
El primero de estos pronunciamientos fue el ejecutado por el coronel Francisco Valdés en la ciudad de Tarifa el 3 de agosto de 1824.
Francisco Valdés participó de forma relevante en el pronunciamiento del general Riego que dio origen al Trienio Liberal, hecho éste por el cual se tuvo que exiliar tras la caída del gobierno liberal., y fue desde su exilio en Gibraltar, ciudad receptora de liberales hispanos exiliados por excelencia, donde organizó el pronunciamiento en la ciudad de Guzmán.
Fue en la madrugada del 2 al 3 de agosto de 1824, cuando el coronel Francisco Valdés al mando de un grupo de unas sesenta y cinco personas desembarcó en La Isla de Las Palomas, reduciendo a la guarnición militar allí establecida y liberando a los presos que allí se encontraban, y los cuales se unieron a las fuerzas liberales. Al amanecer del día 3 los sublevados entraron en la ciudad de Tarifa al grito de “Viva la Constitución”.
A los pocos días de conocida la ocupación de la ciudad, una coalición de fuerzas franco-españolas comandadas por José Barradas y el conde D´Astorg  procedió a sitiar la ciudad por tierra y mar, no dudando en bombardear la plaza para conseguir su rendición.
Las fuerzas de Valdés, a las cuales se habían unido numerosos vecinos, consiguieron resistir, a pesar de ser menos numerosos que las tropas realistas, durante quince días, hasta que la artillería abrió un brecha en la muralla el 19 de agosto.
La entrada de las tropas realistas en la ciudad provocó que numerosos liberales, incluido Valdés, se retiraran a La Isla de las Palomas poniendo rumbo a Tánger, otros se hicieron fuertes en el Cerro de Santa Catalina hasta que fueron rendidos por las tropas fieles a Fernando VII..
El resultado del pronunciamiento liberal ocurrido en Tarifa se tradujo en el fusilamiento de setenta y siete fusilamientos, entre ellos una treintena de vecinos de Tarifa.
Hay que destacar las dos iniciativas para recordar e inmortalizar a aquellos liberales producidas en el año 1841, protagonizada por vecinos de Algeciras y Tarifa, que tenían como objetivo la erección de un monumento que  sirviera de homenaje y recuerdo del suceso ocurrido en nuestra ciudad y de sus víctimas. Ambas propuestas no fueron tenidas en cuenta, teniendo como único recuerdo del suceso sólo quedó en el callejero tarifeño el nombre de Francisco Valdés en una de sus calles, aunque posteriormente se cambiaría para denominarla Guzmán el Bueno.
Sirvan estas modestas líneas para homenajear a todos los que luchan o han luchado por conseguir un mundo más habitable.
Vista aérea de Tarifa
El ominoso monarca hispano Fernando VII


2 comentarios:

Piru dijo...

¿Tienes un blog sobre Historia en general? estupendo!

Pretoriano dijo...

Gracias por tu comentario.
El blog aborda principalmente temas históricos, en especial, hechos y personjes que pasan desapercibidos para la mayoría de personas.
Un saludo!!!